Y ENTONCES…

Screenshot_2016-05-31-06-13-54.pngY entonces…🐾
Y entonces todo vuelve a ser lo mismo. Todo sigue en color tras ese carrete en blanco y negro. Y al fin y al cabo, a todos les pasa lo mismo, ¿no? Todos nos venimos abajo cuando nuestro soporte se desmorona. Si no tienes base, te caes. Ley de la gravedad. Ley de las relaciones. Y esa base fue la que se tambaleó cuando nos separamos. Borré todas las fotos, todos los mensajes, en un intento de borrar el recuerdo, esa base que dejó de serlo, ese tú que se fue, tan presente. Es entonces cuando todos esos detalles que se habían pasado por alto antes, salen del rincón en el que se escondían y pasan a la acción, apareciendo en tu mente uno tras otro, sin cesar, sin ordenar. Sin ni siquiera avisarte. Sólo aparecen tan rápido como desaparecieron en su momento. Todas esas risas nerviosas y miradas encontradas. Esos gestos que hiciste sólo para estar más cerca, más juntos, hoy sólo se te presentan como una tontería inservible más. Un nuevo motivo para echarte de menos.

PAISAJES

Placeholder Image

  Estos paisajes me recuerdan a ti.
El sol es como tu corazón; cuanto más lo miro más me doy cuenta que me hace daño, que me ciega y cada vez brilla más para mis ojos, y me doy cuenta que cuando trato de tocarlo se va más lejos
El mar es como tus manos; me llama, y por más frío que esté, siempre entro, porque se que en algún momento me hará sentir bien y me acariciará con sus suaves olas; y que si me dejo llevar siempre me sentiré protegida.
La arena es como tu cuerpo; me absorbe, me acoge, se adapta a mi y deja que las olas me acaricien y el cielo me cubra.
Las rocas son como tus secretos y tus muros; cuesta entrar en ellos y cuando te subes puedes contemplar toda la playa y el mar, y conocer más, y entenderte más.
El cielo es como tu alma; me acaricia con sus brisas y me fascina cada vez más con colores y sensaciones nuevas, y me pierde cuando contemplo sus estrellas y hace que me de cuenta de lo mal que lo pasaría sin ti.
Y la luna es como tus labios; hermosa luna que me recuerda a tus besos, que me derrite por dentro, que siempre está ahí, sea de día de noche o a cualquier hora, recordándome quien soy y dándole más sentido a mi vida.
Y si me ves tumbada en la arena, con las olas acariciándome, mirando a la luna y sintiendo el calor del sol, ya sabes… Estoy pensando en ti

.

🌅

LA ORDEN

Raúl se puso frente a mí y se quedó mirándome.

-Andrea, ¿sabes qué?

-¿Qué?

-La próxima vez que te vea, no vas a usar esa falda. Es muy reveladora.

-¿Por qué? Me encanta esta falda…

-La próxima vez, vas a utilizar algo hasta los tobillos.

-Si, como digas.

-Usarás un vestido que cubre hasta tus tobillos, y unos guantes blancos hasta los codos.

-¿Qué?

– justo lo que has oído

-¿Que estás tratando de hacer?¿Me quieres esconder del mundo?

-Y tendrás un pelo tan suave como el vestido.

-¿Me escuchas? No voy a hacerte caso de cómo tengo que vestir. ¿Me lo estás diciendo en serio?

-Lo digo en serio

-Ya sabes que no me gustan los juegos.

-Y, además, llevarás un velo.

-¿Qué?

-Y usarás este anillo también.

-Es una broma, ¿verdad?

-¿Quieres casarte conmigo?

Carmen Rodríguez Gaya 2016